Noticia


26 noviembre, 2015


Equipo PrimariaEspañoles por Pekín. Matemáticas. Chinos. Nervios. Jueves 26 de noviembre y por fin llegó el día de los exámenes, ese tan esperado en el que todos nuestros conocimientos matemáticos serían puestos a prueba.

Era nuestro objetivo, la razón por la que personas de todos lugares del mundo nos citamos en Pekín, para compartir el lenguaje internacional que no entiende de palabras sino de problemas, y
que muchos entendemos como un desafío y entretenimiento más que una asignatura más. Las matemáticas, las que nos mantienen “closer” y las cuales hacemos “beautiful”.

Las pruebas comenzaron alrededor de las 14:00 (ya comidos), tras una pequeña ceremonia depresentación en la que los países nos hacíamos presentes y comenzábamos a crear un clima tenso pero siempre curioso; en el que predominaba el respeto entre las distintas culturas.

Se tratan de exámenes en los que se valora tanto el trabajo individual como el colectivo, fomentando diversos formatos en los que se pretende motivar al alumno. En primer lugar se realizaron las pruebas individuales; 3 rondas de 10 minutos que aumentaban progresivamente la dificultad y disminuían la cantidad de ejercicios. Seguidamente comenzaron los exámenes colectivos; primeramente la fase de “relevos” que contaba de 3 rondas de 8 minutos. En esta fase los grupos (compuestos por 6 personas) se dividían por parejas en las que, a partir del resultado de uno de los componentes, el otro miembro de la pareja debía resolver la segunda parte del ejercicio, dependiendo todo de la concentración y entrega de los dos miembros del dúo y de cada una de las parejas del equipo. Por último, tuvo lugar la segunda parte de la fase grupal en la que, durante 40 minutos los 6 miembros del equipo se reunían y se encomendaban a la tarea de resolver 20 problemas. Sin duda en cada una de las pruebas la comunicación era fundamental y la organización elegida sería fundamental para la resolución de los mismos.

Tras el cansancio acumulado y la cantidad de esfuerzo requerido nos dirigimos a la cena a las 18:30 en la que de nuevo el distinguido buffet oriental y las diferentes costumbres hacían del
comer una aventura de lo más cómica. Una vez el estómago lleno se nos ofreció una actividad de convivencia entre los distintos países que consistía en la formación de equipos interculturales con el objetivos de resolver distintas cuestiones en las que las matemáticas y las diversas tradiciones personales eran esenciales para encontrar respuestas.

La actividad se sucedió de un pequeño y acogedor momento de intercambio de regalos entre los diferentes países acompañado de algún que otro diálogo poniendo práctica un “spanenglish” que
sacaba muchas sonrisas. Por último el día finalizó con la entrega de premios de esta pequeña actividad intercultural y que no dejaba indiferente a los premiados, sorprendiendo con obsequios tales como “drones” o típicos detalles orientales.

Ha sido, sin duda alguna el día más esperado por todos, que ha supuesto un reto y que independientemente de los resultados (aún desconocidos), nos ha aportado a todos los miembros de la selección española, nuevos conocimientos, nuevas amistades y por supuesto, han alimentado esa pasión matemática común en todos los presentes que invita a superarnos y a dar todo en cada problema, creciendo no sólo intelectualmente, sino como personas cada vez más preparadas para afrontar el futuro.

Esperamos seguir disfrutando de esta exótica expedición, exprimiendo al máximo cada momento por “Beijing”. Eso es todo por hoy; “¡conichigua!”

Mariola Burguillos Duran
17 años, Colegio San José, Extremadura.

Back to top