Noticia


21 septiembre, 2017


Emociones, sonrisas y caras de sorpresa fueron las que acompañaron nuestra visita al Hospital el niño Jesús el pasado viernes. Nuestro equipo de alumnos de la Fundación, junto con las mascotas electrónicas de la escuela de talento computacional, hicieron posible disfrutar de una experiencia compartida con los alumnos de la escuela del Hospital Niño Jesús. El acto de fin de curso del hospital fue un auténtico espectáculo con música, interacción de robots en directo y algunos truquillos de matemáticas, que cobraron magia con las caras de sorpresa, la diversión y la alegría que se respiraba en el auditorio. Una gran experiencia compartida que demuestra una vez más que la fuerza no se mide con el tamaño.

Back to top